Viaje al centro de la Tierra

viaje al centro de la tierraEn 1863 Julio Verne comenzó una singular singladura en el mundo de la literatura “turística”, eso sí, narrando viajes inexistentes salvo en la grandiosa imaginación del autor francés. Se publicó el primero de sus Viajes Extraordinarios, colección editada por Pierre Jules Hetzel, titulado Cinco semanas en globo. Fueron sesenta novelas a lo largo de cuarenta años, lo que demuestra el gran éxito alcanzado por Verne.

De todos ellos uno de los más conocidos es, sin duda, Viaje al centro de la Tierra. Un intrépido profesor, Otto Lidenbrock, encuentra un documento antiguo islandés en el que se indica cómo llegar al centro mismo de la Tierra. Sin dudarlo convence a su sobrino Axel para realizar el viaje, así que se desplazan hasta Islandia donde contratan un guía nativo, Hans. Así comenzará uno de los viajes más apasionantes de la historia de la literatura.

La entrada al interior del planeta, según el manuscrito del siglo XVI escrito por el viajero Arne Saknussemm, se encuentra en el volcán islandés Snaefellsjökull y por ahí se aventuran los tres hombres siguiendo las indicaciones del texto rúnico. Poco a poco las grutas y angostos pasillos de lava ya fría y seca se hacen más espaciosas y, como el manuscrito presagiaba, los tres hombres encuentran un enorme océano subterráneo, una inmensa playa en la que encuentran setas gigantes y restos de animales que no existen en la superficie. A partir de ahí la historia se convierte en una singular aventura legendaria, de acción constante y de sorpresas que invitan, casi obligan, al lector a continuar leyendo hasta la última página.

No importa la edad que tenga el texto, la novela de Julio Verne, como el resto de su obra, supera las barreras del tiempo.

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.