Tutankhamón, el faraón niño

tumba_perdidaEn 1922 se descubrió en el Valle de los Reyes, en Egipto, una de las tumbas más importantes de la arqueología. Se le dió el nombre de KV62. ¿Quién dormía el sueño eterno en su interior? Aquella era la tumba de Tutankhamón. Con poco menos de diez años fue coronado faraón y su reinado duró tan poco tiempo como su vida, pues murió en torno a los dieciocho años. Realmente no fue un faraón decisivo en la historia de Egipto. Vivió en la primera mitad del siglo XIV a.C. Pero tiene una importancia vital en el siglo XX de nuestra era porque fue y sigue siendo la primera tumba que se encontró sin saquear, con el tesoro completo, con todas las piezas, el ajuar funerario completo y la momia del propio faraón. Es cierto que los ladrones la abrieron en la antigüedad, pero no les dio tiempo a robar y la tumba de nuevo fue sellada, esta vez hasta 1922.

Existen incontables libros sobre la figura de Tutankhamón y sobre el descubrimiento de su tumba, pero en España también se hace buena egiptología. Un ensayo sobre el descubrimiento de la tumba del faraón niño, Tutakhamon, el último hijo del sol, nos introduce de lleno, con sencillez y con naturalidad en el apasionante descubrimiento que Howard Carter realizó en el Valle de los Reyes, “oro, el brillo del oro por todas partes”, el primer ser humano que tuvo el privilegio de ver “cosas maravillosas” como no se habían visto desde hacía 3.500 años.

Pero la ficción también tiene sello español en La tumba perdida, una intensa novela que nos lleva a un viaje en paralelo al verdadero descubrimiento de Carter. ¿Y si hubiera una tumba sin descubrir aún más fabulosa que la del propio Tutankhamón?

Y los dos libros nacen de la tinta del mismo autor, Nacho Ares, uno de los estudiosos de la egiptología que mejor conoce el mundo de los faraones y que es capaz de desvelar algunos de sus más complejos secretos.

Comprar Tutakhamon, el último hijo del sol

Comprar La tumba perdida

 

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.