El misterio del cuento secreto de la biblioteca. El gato sin botas

LAURA DEL VAL CAMACHO

El misterio del cuento secreto de la biblioteca

El gato sin botas

Hace mucho tiempo, requetemucho tiempo, vivía un pequeñísimo gato en una biblioteca que un día descubrió un libro mágico que se titulaba El misterio del cuento secreto de la biblioteca. Este tenía tanta magia que… ¡el libro le llevó a un país fantástico!

Allí se encontró a una sirena que cantaba dulcemente una canción maravillosa:

“Érase el dulce amor entre las olas, y tú fuiste un gran rey con una caracola en la corona…” .

Y también se encontró un unicornio con un magnífico cuerno y dos alas. Y vio un diamante gigante. Dentro de aquel mundo había muchos más personajes. Blancanieves estaba junto a su príncipe, llamado Felipe. Peter Pan junto a Campanilla luchaba con un pirata llamado Garfio. Aurora estaba con sus queridísimas hadas… Y de pronto, el gato se metió en un lío:

¿¿¿¿Queréis que os cuente qué pasó????

Resulta que el libro mágico pasó una hoja mágica y allí el unicornio pinchó con su cuerno a Peter Pan. Cuando vio eso el gato, dijo: “Un momento, ¿el malo no era Garfio?” Y todos contestaron: “¡Sí!”

-Entonces ¿por qué ellos dos se están peleando?

-No, señor gato, ellos no se están peleando. Es Garfio que está manejando al unicornio.

-¡Para de manejarlo, Garfio! O, si no, te las verás conmigo –ordenó el gato, que tenía tanto frío en las patas que decidió calzarse unas botas del 43 que alguien había abandonado allí.

-Bahhhh –se burló Garfio-. Me las voy a ver contigo, a ver qué pasa.

Pero como el libro le había dado magia al gato, el gato venció a Garfio.

-¡Vale, vale! Tú has ganado, ya he aprendido la lección, tengo que ser bueno con todos vosotros –admitió Garfio.

Y tras mandarle a reflexionar, los demás pensaron cómo firmar la paz. Celebraron una fiesta de amistad a la que lo invitaron. En este caso el que debería comerse la tarta de pisos entera sin compartirla, según las normas de las fiestas de reconciliación, era Garfio. Pero no le dolió la barriga porque era muy pequeñita.

¿Queréis que os cuente qué cosas había en la fiesta y quiénes asistieron?

Fueron todos los de ese país y el gato, que sólo era un visitante. Había globos, piñatas, éstas sí las compartió, serpentinas, confeti, guirnaldas, silbatos, etcétera. Se lo pasaron muy bien, sobre todo con Garfio, porque a pesar de haber sido tan malo, resultó ser muy divertido en las distancias cortas y, ¿sabéis qué?, contaba chistes, hacía bromas y muchas cosas más. ¿Os cuento uno de sus chistes?

-¿Sabéis cuál es el chiste más corto del mundo????

-…

-Pan… No tiene mucha gracia, pero ¡tiene mucha miga!

Al terminar la juerga, aquellos maravillosos personajes, incluido Garfio, salieron del libro con el gato hasta la realidad, en donde desde entonces todos ellos viven juntos. Si estáis muy calladitos, cuando veáis a un gato maullar, os contará que los descendientes de todos estos personajes son ahora parte de su familia.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado, y colorín colorete por la chimenea sale un cohete. Y colorín coloreta te esperamos en la biblioteca.

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.