El comienzo

JANETT URIOL MENDOZA

El comienzo

En un ayer muy lejano, cuando ningún ser vivo habitaba el planeta Electra, la Tierra era considerada la tercera dimensión de otras galaxias. En aquel entonces, sus poblaciones superaba en miles de veces a la actual Via Láctia.

Un día en el planeta Electra de la galaxia E-36, se apagó el Sol, los habitantes ya no recibian sus cálidos rayos y sus cinco Lunas no reflectaba su dulce luz. Todo el Sistema Estelar de la galaxia quedó oscurecido y lo único que veian los habitantes de Electra, en ese mundo congelado y oscuro de allí arriba, eran unos pequeños puntitos destellantes de color blanco, plateado, amarillento…

Poco a poco, el gélido frio se apoderó del planeta y de toda célula viviente, todos los seres vivos fueron muriendo, pero al morir desaparecian, ¿dónde iban? Lo primero que veian era una escalera que descendía hacia la más profunda oscuridad, al pisar el último peldaño, se derrumbaba y te arrojaba a un oscuro avismo en espiral, en el que podías contemplar una ténue luz al final. Girabas y girabas hacia ella, pero nunca llegabas, hasta que la luz venía a ti y te transportaba a gran velocidad, para encontrarte en medio del universo con forma de estrella.

Sí, así es, cuando toda Electra desapareció, dio origen a una gran nebulosa, con tanta matéria concentrada en su interior que acabó en una enorme explosión galáctica y, soreprendentemente como si de un capricho de un hada se tratara, un nuevo mundo nació.

La Tierra, tercera dimensión de Electra, con toda su variedad de seres vivos y colores por fin había comenzado.

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.