Diez negritos

diez negritosUna isla, una mansión, diez invitados y un misterioso anfitrión. Y una canción infantil que como una premonición adelanta la muerte de los invitados, uno a uno, estrofa a estrofa.

Publicado en 1939, Diez negritos se ha convertido no sólo en el libro más vendido de Agatha Christie sino en uno de los más vendidos de la historia de la literatura. Siguiendo su fórmula magistral, la gran dama del misterio mezcla con precisión las dosis de misterio, de suspense, de terror y de muerte que sus ávidos lectores le reclaman.

Diez personas sin relación alguna entre sí son reunidas en una alejada isla por Mr. Owen, propietario de la lujosa mansión en la que se alojarán. Tampoco los invitados conocen al anfitrión, que mantiene el misterio al no dejarse ver entre los huéspedes. Tras la primera cena, los diez comensales son acusados de haber cometido un crimen. Desde ese momento, uno a uno son asesinados y encontrados por los demás invitados que todavía sobreviven. Una recurrente canción infantil se repite insistentemente en la mansión y anuncia la muerte de cada invitado.

Como ocurre con los libros de intriga y misterio, no es fácil comentar una historia que mantiene en vilo al lector hasta el desenlace. Pero dejamos unas pinceladas para animar a quien no haya descubierto esta obra a que se adentre en su lectura. Porque en esta ocasión Agatha Christie no recurre a un personaje ajeno al grupo de afectados sino que el peso de la investigación recae en el propio lector. Los asesinatos se van sucediendo, la canción los va anunciando y, sin embargo, cada vez que uno cree haber descubierto al responsable y poder poner fin así a la matanza, Christie da un giro de tuerca más y desmorona cualquier teoría sobre los crímenes.

Posiblemente sea una de las autoras más recomendables para las vacaciones. Es una lectura ágil, dinámica, que exige mantener la atención para no perder detalle y que nos absorbe hasta la última página. Y, recuerde, querido lector, una vez lo haya leído no cuente el final.

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.