Amnesia

PEDRO FONSECA

Amnesia

Él llevaba tres meses despertando asustado en medio de la madrugada por un terrible sueño de secuestro. En la pesadilla un grupo de gigantescas cucarachas abrían su cavidad toráxica para introducirle líquidos de distintos colores y huevos con cientos de larvas que eclosionaban al cabo de tres minutos y comenzaban a devorarlo.

Eran tan reales las pesadillas que sentía un fuerte dolor en las entrañas todo el día. Casi siempre tomaba un vaso de agua, se sentaba al inodoro sin resultado y leía un poco hasta caer dormido nuevamente.

Sonrió al recordar las semejanzas de su pesadilla con el cuento “La metamorfosis” de Frank Kafka. El aborrecía las cucarachas, eran insectos asquerosos, capaces de engullir a toda la especie humana.

Cuando era niño una le picó un testículo hinchándoselo como un globo aerostático, desde ese día las odio y temió. Sin embargo al mirarse al espejo se confundía, aunque sequía viéndose como él por fuera, por dentro se sentía extraño, como si su esqueleto y órganos no fueran humanos.

Ese mañana, después una larga pesadilla se quedó mirando fijamente el relejo de sus ojos, unos flash le trajeron imágenes de muelas, pinzas y alas. Escuchaba silbidos en un idioma animal nunca antes oído y un calor le invadía todo el cuerpo.

Entonces comprendió que era como ellos en un cuerpo humano. Odiaba ser una gran cucaracha, pero era lo que realmente era, aunque se esforzase por ocultar su identidad. Aunque odiase experimentar con humanos.

Bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.